La información que queremos


Por Fernanda Moreno

Información: ¿qué? ¿cuándo? ¿por qué? ¿para qué? y ¿cómo?… ¿CÓMO ESPERAMOS RECIBIRLA?

Parece ser que cada vez más, la información es una de las armas más poderosas con las que se puede contar pero, entre esa ausencia de cierta información o el constante bombardeo de la misma, es normal que se sienta confusión y que resulte complejo determinar la forma en que esperamos enterarnos de situaciones de trascendencia general.

En lo que a nuestro país respecta, hay un bombardeo continuo de información referente al narcotráfico y la “guerra” que desde el comienzo de la presidencia de Felipe Calderón se emprendió. Es posible que la sociedad esté entrando a un periodo de hartazgo, pero también está incrementando su nivel de demanda de información, de todo esto se derivó un cuestionamiento importante para mí: ¿Cómo esperamos que sea la información que recibimos todos los días?

Y es que realmente no se trata únicamente del hecho de ser un bombardeo de información, sino de la calidad de la misma, la forma en que se nos transmite y cómo la interpretamos, qué nos deja todo ese bombardeo. Si bien el tema del narcotráfico recobra cada vez más importancia entre los mexicanos y también alrededor del globo, las noticias que tenemos sobre esto carecen muchas veces de tacto y sensibilidad, en cambio son una muestra de agresión visual y psicológica que está sembrando la paranoia y el terror.

CNP Zulia

Así pues, con el surgimiento de mi cuestionamiento surgió también la necesidad de conocer las necesidades de información de la sociedad a través de la opinión de 25 personas distintas, con una sola pregunta: ¿Cómo le gustaría que fuera la información que recibe acerca del narcotráfico en nuestro país? Las respuestas en la mayoría de los casos se acercaron a una sola afirmación: Que la información y las noticias sean veraces. Sin embargo, entre las respuestas también se encontraron factores interesantes que me parece importante mencionar.

Laura Domínguez de 37 años, profesora de primaria comentó que a partir del incremento de las notas relacionadas con el narcotráfico, se sentía más insegura que nunca y que temía por la estabilidad de sus familiares en el norte del país.

Resulta ser una gran ironía que con el combate al narcotráfico surja más el miedo que la seguridad de sentirse protegido.

Germán Ramírez de 26 años,  mesero, cree que la forma en la que se nos está transmitiendo la información ha sido la correcta pues solamente cuando tenemos las noticias así de claras y crudas reaccionamos y sentimos algo de preocupación por lo que está sucediendo.

Sí, es una situación que divide opiniones. Para muchos, es necesario que los hechos se muestren con absoluta transparencia, aunque esto signifique una exposición obvia de violencia; otros en cambio, consideran que informar con tal claridad ha hecho que se sientan más inseguros y vulnerables.

De los 25 entrevistados, 19 dijeron que como mexicanos necesitamos tener total transparencia en la información sin que eso signifique el uso de imágenes tan agresivas.

Esto nos habla de una mayoría social inconforme con los métodos empleados para ofrecer las noticias.

Los otros seis entrevistados dijeron sentirse cómodos con la forma en la que   recibimos la información pues consideran que siempre ha sido así y están acostumbrados.

Es probable que la forma en la que los medios transmiten la información no haya sufrido grandes cambios, realmente desde siempre ha habido medios que se valen de imágenes y descripciones cargadas de crudeza y brutalidad, y otros que en cambio traten las notas con el mayor tacto posible; sin embargo, la problemática que vivimos en los últimos años, es sumamente cruel y violenta, con o sin imágenes, y la información al respecto es de por sí muy delicada y aunque se busque tratarla con calidad y cuidado, su naturaleza exige agresión psicológica.

¿Informantes o voceros?

El conflicto actual en torno al narcotráfico nos ha afectado a todos, en lo que se refiere a los medios, se encuentran en una posición especialmente delicada y peligrosa, entre el dar a conocer la información y abstenerse de revelar ciertos datos que ponen en peligro su ética editorial y su propia seguridad; por desgracia, nos venimos enterando de que los periodistas sufren de hostigamiento y presión por parte de los grupos delictivos para que sirvan de voceros. Recordemos además, que México es el país más peligroso para ejercer el periodismo, factor que agrava el conflicto; ante esto, los medios de comunicación han comenzado un debate con la intención de crear acuerdos que permitan un ejercicio del periodismo más responsable pero también contando con el respaldo de otros medios; con estas alianzas han surgido ONGs que se dedican a promover la ética y la responsabilidad en el periodismo como el Centro de Periodismo y Ética Pública (CEPET), cuyo eslogan hace una clara referencia a esta necesidad: “promoviendo un mejor periodismo en México”. En el CEPET colaboran diversos medios y periodistas de México y Latinoamérica principalmente, como el diario El Universal y la agencia de noticias Imagen Informativa y tratan temas relacionados con la ética, el lenguaje periodístico, los códigos, la objetividad y la credibilidad. Lo importante de todo esto es que por primera vez se está tomando consciencia de la necesidad de plantear códigos de ética que den pie a un periodismo de mayor calidad y cuidado en el manejo de la información que se transmite a la sociedad; ciertamente no es sencillo crear acuerdos que se adapten al estilo editorial de cada medio, pero es muy rescatable el esfuerzo que se está llevando a cabo para que exista una mayor seguridad para los que recibimos las notas y los medios mismos.

Ya hemos tratado la visión de la sociedad ante el conflicto y el papel que los medios de comunicación están desempeñando pero, es vital recalcar la importancia de tener en cuenta las posiciones de todos los involucrados, sobretodo para darnos cuenta de que como sociedad consumidora de información, somos muy demandantes y constantemente encontramos factores en contra de los medios de comunicación pero, desconocemos nuestras necesidades, no sabemos qué es exactamente lo que esperamos de ellos y no podemos explicar aun cómo queremos enterarnos de lo que ocurre a nuestro alrededor. Por estas cuestiones fue que me decidí a preguntar a personas diferentes cómo les gustaría que la noticias llegaran a ellos.

Desgraciadamente, como mencioné anteriormente, en torno al tema hay más confusión que claridad y entender la comunicación que se nos ofrece resulta cada vez más complicado pues, inevitablemente demandaremos información vera que nos permita conocer nuestras circunstancias y al mismo tiempo, está naciendo una necesidad en la sociedad por disminuir las campañas de terror de las que tristemente somos víctimas en México.

Por supuesto, lo que debe motivarnos es el sentimiento de que está creciendo una consciencia de lo que requerimos y que así como los medios están haciendo esfuerzos por crear un ambiente responsable, nosotros como consumidores de información también trabajemos en nuestros hábitos y percepción para fomentar la responsabilidad y la consciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: