Rolling Stone México y la formación de audiencias críticas.


Melómano…defensor de los animales…feminista…abogado…TV adicto… hedonista… Así se define a sí mismo Benjamín Salcedo, director de la revista Rolling Stone México a quien entrevistamos para conocer su perspectiva sobre la información que se proporciona a sus lectores y el modo en que la presenta.

Conversamos acerca de las formas en que su revista, a través de la crítica musical, intenta crear audiencias críticas, esto es, lectores capaces de analizar la información para convertirla en opiniones con valor propio, con fundamentos.

Benjamín cree que hay mexicanos ávidos de contenidos de calidad, ya sea musicales, políticos, nacionales o internacionales. Considera que su revista los puede conducir a un pensamiento crítico si les proporciona información relevante y lo suficientemente profunda.

Dentro del marco del XV Encuentro Nacional CONEICC, Benjamín Salcedo impartirá el taller denominado: El ejercicio profesional de la crítica musical. El caso de Rolling Stone México. Esto será el jueves 7 de octubre de las 15:30 a las 19:30hrs.

¿Qué hace Rolling Stone para promover el pensamiento crítico en la sociedad?

El nombre de Rolling Stone me ayuda mucho. Como sabes,competimos en México con otras revistas. Por las características de la nuestra tengo un nicho muy especial, no es 100% música; tengo música, cine, cultura, televisión, política y muchas cosas que me distinguen de otras que se especializan más en un tema.

Rolling Stone México va dirigida a un público mayor, no me interesan los chicos de secundaria o prepa, si acaso los universitarios más avanzados. Mi target va de 25 años en adelante, que es el chavo joven que termina su carrera universitaria y empieza a trabajar. ¿Por qué?  Pues precisamente por el tipo de contenido que manejo.

La nuestra es una revista muy crítica, fundamentada en buenos colaboradores y se ha convertido en un referente. En Estados Unidos, por ejemplo, es un referente indispensable y aquí hemos tratado de hacer lo mismo.

Notarás en el último número de la revista que traemos entre un 80 y 85% de contenidos americanos.  ¿Por qué? Porque el contenido local es sólo lo que EU no me puede proveer.

Por ejemplo, en política, aunque nos interesa lo que pasa en la política americana, también generamos contenidos de interés local, como en este número, que traemos un artículo sobre el fuero militar.

En el número anterior, hablamos del bicentenario y escogimos a Francisco Martín Moreno por su prestigio, y le pedimos que no se metiera en lo que normalmente trataba, sino que abordara el tema de manera diferente, muy aparte de lo que hace él con su trabajo personal, y obtuvimos un punto de vista muy especial: ¿Por qué festejar el Bicentenario ahora y no en la fecha de la consumación real? ¿Por qué festejar el inicio de la independencia? Éste tipo de temas tiene cabida en Rolling Stone México, porque son nuestros.

Otro ejemplo: Los temas de cine. Nosotros tenemos un desfase con Estados Unidos porque aquí recibimos las películas después. Nosotros hacemos la sección de cine porque tenemos una visión más allá de Hollywood, porque aquí tenemos lo mejor del cine americano, nuestra muy escasa producción nacional, el cine francés, el argentino, el español, etc.

Con la TV es el mismo caso, hablamos de las series como nos van llegando, entonces nos tenemos que ir adecuando. Así que intentamos darle al público lo mejor de ambos mundos, de acuerdo con los contenidos que consideramos relevantes en el momento en México.

La ventaja que yo le doy al lector es que me preocupo del contenido americano pero también del local y así  me diferencio del resto de la competencia y a mi público le doy lo más actualizado en todos los temas que cubrimos. El público está contento con eso.

¿Qué necesita un lector para recibir esta información con la apertura de mente suficiente para generar su propio juicio sobre el contenido?

Yo creo que es fundamental el medio que te da información; datos. Cuando lees un artículo en Rolling Stone México puedes estar seguro de que está perfectamente fundamentado. Siempre hay crítica, simpre está escrito de manera contestataria, no somos una revista complaciente. Yo creo que una de las características de nuestra revista es que la hacemos para gente inteligente, y aunque suene petulante, la gente torpe, limitada y con prejuicios no lee Rolling.

Cuando hacemos artículos sobre política ponemos la visión de derecha y la de izquierda. La razón no se la damos a nadie, el lector decide porque tiene la capacidad de tomar lo que crea conveniente y crear su propio juicio. Nuestra revista no te dice que AMLO está mal o bien, o que Peña Nieto está bien o mal. Si se habla mal de uno también se hace un artículo que hable mal del otro para mostrarte las desventajas de ambos y que el lector pueda valorar y hacer su propio juicio.

En EU no es igual, porque allá la revista es pro demócrata y anti republicana. Cuando estaba Bush se publicaban artículos que le tiraban a él y a su gabinete. Ahora es un poco más condescendiente con el gobierno de Obama, pero siguen siendo críticos, ya no le pegan tan duro pero siguen exibiendo sus carencias y sus debilidades.

Nosotros tratamos de hacer ese mismo tipo de periodismo. En México la información se da sin tomar partido, pero cuando se toma partido es muy marcado.

Por ejemplo, en el pleito Televisa VS Reforma, se notaba que era un pleito de vecindad del “Sr. Televisa” contra el “Sr. Reforma”, y es darle importancia a un pleito callejero, ves en Televisa una cosa y en TV Azteca lo contrario. Había muchos medios que se encontraban en un punto medio del pleito, como  Milenio,  Universal o  Excélsior, aunque tengan un poco de tendencia.

Es el problema de México, que aquí hay monopolios. Eres Televisa y tienes tus canales de tele, tus estaciones de radio, tus periódicos, tus revistas, tus políticos… y todos forman un grupo que se apoya para defenderse y atacar a los demás. Siempre hay que buscar un justo medio, la objetividad, que es la parte más importante de la comunicación.

Esa es la ventaja de Rolling, que no pertenece a nadie, entonces me puedo llevar con Televisa y con TV Azteca o con ninguno. Puedo hablar con Milenio, El Universal, Imagen, Radiópolis, y no pasa nada porque soy un ente aparte que puede hablar de quién sea y de lo que sea; claro, siempre fundamentado.

Somos enemigos de la crítica amarillista. Ya estuvo bueno de ese tipo de periodismo en México, y la gente pensante, que hay que reconocer, cada vez es más… el joven en México se ha involucrado más con ciertos temas que un joven de otros países. Un chavo de una universidad de 21 años sabe de política y conoce de temas sociales, mucho o poco, pero sabe de qué va. Y por el otro lado, platicas con un universitario de Nueva York que está estudiando física y sólo te sabe hablar de física.

¿Qué tanto crees que tengan que ver las filiaciones políticas de los medios con la desinformación que existe en este país? ¿Qué papel tiene ésto en la imagen que tienen de nuestro país en el exterior?

Creo que ya lo dijiste. Hay intereses políticos en todo. Como el caso Paulette, que era una oportunidad de tirarle al procurador del Edo. de México y a Peña Nieto, y se logró. Volvemos al punto, TV Azteca le pegaba a Peña Nieto y Televisa lo apoyaba… era un momento político que había que aprovechar.

En el extranjero nos ven raro porque hacemos mucho ruido por Paulette y nada sobre los 72 indocumentados hallados en una fosa. Nos quejamos del mal trato que existe a los mexicanos fuera, pero no decimos nada de lo que México les hace a los ecuatorianos y a los guatemaltecos y nicaragüenses que cruzan desde el Sur. Somos un país muy hipócrita, y es horrible pero hay que decirlo, porque hay que reconocer nuestros errores para corregirlos. Creo que nuestro sistema y sociedad están tan viciados que no se puede hacer nada ya. Los jóvenes son los que tienen las armas para cambiar esto.

Los de 40 ya tenemos otra situación porque estamos en medio de nuestros antecesores estrictos y los jóvenes flexibles. Estamos llegando a puestos de toma de decisiones y tenemos la oportunidad de generar un cambio, aunque tenemos otra mentalidad y venimos de otra cultura diferente basada en muchas cosas, como la comunicación.

De niños, mi generación conocía mediante la tele. Veíamos las noticias y enterarnos de lo que pasaba. Las nuevas generaciones vienen del Internet. En el 68 en la tele no decían nada y no había forma de saber qué pasaba, pero ahora ya hay muchas formas de conocer la verdad, con el cine, la tele, las revistas, y se dio paso a una generación que conoce ya perfectamente todo lo que está pasando. Ya no es fácil tapar las cosas, incluso lo que pasa en México.

Ahora el reto del joven es hacer una buena selección de información, porque lo que vende es el amarillismo y la información interesante se relega a segundo o tercer plano.

En otros países pasa lo mismo. En Inglaterra lo más vendido es The Sun y en España el ¡Hola! y los chismes. Pienso que es un mal mundial, pero generacional, y va a ir pasando esa generación; pienso que nosotros, las nuevas generaciones dejaremos de ver el TV Notas, pues traemos otro chip en la cabeza.

Yo busco mucho a los líderes de opinión para los temas pero todo mi equipo es joven. Por ejemplo, en la página web tengo a puros veinteañeros, porque si yo me retroalimento de lo nuevo y logro entenderlo, podemos decírselo al mundo. Si quiero algo viejo ahí está y lo puedo consultar en los libros o hablarle a Carlos Marín, aunque prefiero a un Loret de Mola que me puede dar un punto de vista más joven.

Obviamente hay gente más grande que me puede dar información invaluable, como Carmen Aristegui o Javier Solórzano, que van en contra del establishment y le pueden hablar a todos. La intención es romper las brechas generacionales. En Estados Unidos, Rolling Stone tiene al mando a un señor que ahora tiene sesentaytantos años, pero viene de una mentalidad diferente, viene de la cultura beat, de cuando estaba la guerra de Vietnam, no había derechos para los negros y había limitaciones para las mujeres.

Esa generación hizo el cambio. Un Steve Jobs por ejemplo, debe tener entre 50 y 60 años y viene de esa misma generación, y vienen con otro chip, les tocó una cosa muy diferente, como la aparición de la televisión, que aunque la gente la use para ver telenovelas, la información es básica, las noticias.

Ahora tenemos un sinfín de contenidos que podemos elegir, y accesos infinitos a ellos. Internet por ejemplo, o los sistemas de grabación de la tele en cable, y con esos accesos, puedes elegir tu información y crear tu propio juicio.

Entonces Rolling Stone ahorita, como medio escrito, tienda  a la desaparición, y por muy bueno que sea, se dejará de imprimir porque dejará de haber papel y los accesos tecnológicos serán la opción para generar una mentalidad diferente en México.

Es importante orientar a las audiencias para que generen su propio juicio. Carmen Aristegui es excelente pero hay que cuestionarla y analizar la información que da, sacar la base de lo que está diciendo y compararla con alguien más que lo haya tratado en un medio diferente para tener más de una sola visión del tema.

También hay que saber en donde buscar, porque ahora en Internet es facilísimo encontrar todo tipo de información corrupta, en la que no se puede confiar, pero hay que corroborarla con más fuentes para conseguir la veracidad.

Me parece que esta pregunta ya te la hicieron en otro medio ¿La gente en realidad lee las revistas?

Qué interesante tu pregunta, y no sé si vaya a responder lo mismo, pero como revista tienes un reto. Cuando estás en el puesto de revistas compites con mil revistas. Entonces, si alguien toma Rolling Stone México aunque sea para verla ya voy de gane, pero tengo que llegar por dos canales: la imagen y los contenidos, por medio de los ganchos.

Como medio escrito tienes los ganchos, que si pegas ahí, seguramente compran la revista, pero cuando abren la revista, les da flojera leer. No lo entiendo, a mi me encanta y cada que leo aprendo o me entretengo, pero estamos tratando de hacer artículos no pesados, ligeros, y no en fondo, sino en forma.

Por ejemplo, que si lees del fuero militar, lo leas en 3 páginas para tener la idea. Difícilmente la gente lee toda la revista. Sin embargo, Rolling Stone México tiene la ventaja de ser modular. Puedes leer uno o dos artículos y guardarla después, y tomarla otra vez y leer otra cosa, y así… y te dura un mes.

Pero una cosa es leer y otra cosa es entender. La gente sabe leer pero no entender, porque leer no es seguir las palabras y las letras, es tener el contexto y el fondo. Esta es la situación, así que te puedo decir que la mayoría de la gente no lee toda una revista, pero Rolling Stone México no es como por ejemplo Proceso, que es un tabique en la cabeza. Nuestra revista se lee rápido y a lo mejor el artículo más extenso es el que te llamó la atención, y es profundo pero no pesado.

Es como una clase. Cuando el maestro se explaya una hora y luego pregunta qué se dijo es casi imposible de retener, pero cuando la clase es participativa, todos tienen la oportunidad de ir comprendiendo la información; así es nuestra revista.

Como comunicólogos nos enfrentamos con la necesidad de hacer a la gente entender, así sea por medio de fotos, para que cuando lean la cabeza del artículo  tengan una idea muy amplia de lo que se quiere decir.

Por último, ¿Cuáles son, para ti, los 5 elementos fundamentales que tiene que tener una persona crítica?

Objetividad por sobre todo, raciocinio, humildad, ambición y originalidad. Serían 5 elementos que yo buscaría en alguien, y aunque es difícil encontrar a alguien que tenga los 5, no es difícil tener 2 o 3, y ya con eso. Creo que esos elementos son clave para lograr una mentalidad crítica.

Hasta aquí esta plática para prepararnos a participar en el taller que impartirá Benjamín.

¿Qué te pareció la charla? ¿Qué opinas de lo que aquí se dijo?  Deja un comentario en este blog. Tu opinión es importante.

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Desde hace algunos meses me reconcilié con RS México y la compro religiosamente. Fue justo ese sentido “glocal” que tiene la publicación lo que me llevó a comprarla por primera vez (el número del Exile on Main St).

    Sin embargo encuentro un escaparate muy reducido hacia los problemas que enfrenta México con respecto a lo que encuentras sobre política internacional y norteamericana.

    Lo mismo sucede con la música, el tema central de la publicación, muchos artistas dirigidos al público anglo. Existe una diferencia abismal de calidad, tono y entre un reportaje del gran David Fricke (sólo por mencionar a alguien)y los escritores mexicanos. Creo que por ahí deberíamos empezar. Noto a sus colaboradores un poco oxidados y poco críticos. ¿Será que empieza por ahí?

    Buena entrevista, interesante. Lástima que tiene algunos typos y faltas de ortografía.

    Responder

  2. Posted by inafete on octubre 5, 2010 at 9:55 am

    Muchas gracias por tu comentario, lo tomaremos en cuenta 😀
    Saludos!
    Jimena.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: