Nuestros ‘festejos’ ante ojos estadounidenses


Por Stephanie Goldberg, Fernanda Moreno y  Daniel Pradilla

La situación actual de nuestro país no nos presenta un ambiente óptimo para celebrar. Vivimos en una sociedad confundida y miedosa. Reímos con susto. Festejamos con tristeza. Lloramos fingiendo alegría. Incluso esa situación se ha proyectado más allá de nuestra frontera norte. Hoy es el festejo del Bicentenario. Hoy es 15 de septiembre de 2010. Periódicos estadounidenses cuestionan nuestros motivos para celebrar y nosotros buscamos una excusa para gritar.

El miércoles 15 de septiembre, el servicio externo del Washington Post publicó Letter from Mexico: In no mood for a fiesta (Carta desde México: Sin humor para una fiesta), cuyo autor es William Booth. La nota señala: “En el ojo del Bicentenario, muchos mexicanos confiesan no sentirse con ánimos de festejar”. Se establece que, según una encuesta del periódico Reforma, el 67% de los residentes (encuestados) de la Ciudad de México no sienten emoción por el Bicentenario. Casi 6 de 10 personas dijeron que el dinero invertido por el gobierno para los festejos es excesivo.

Se hace mención de la película “El Infierno”, destacando  una visión cruda pero cómica de la situación del narcotráfico en México. “Odio hablar sobre la enfermedad de México, especialmente con los migrantes pero para ser honesto México tiene un numero de problemas que se han convertido en endémicos, se han vuelto parte de nuestra cultura, de nuestra idiosincrasia y esos problemas son cosas como la corrupción la impunidad y las diferencias sociales”, dijo Luis Estrada, el director de la película.

En On 200th birthday, Mexico battered but not broken (En el 200 aniversario, México magullado pero no roto) de  Mark Stevenson, en The Associated Press, se habla sobre ‘El Infierno’: “La película que Luis Estrada exhibe para el Bicentenario de su país se llama ‘El Infierno’”. Estrada dice que hay poco que celebrar en el México de hoy, con su violencia, corrupción e inequidad. La película muestra hasta qué punto ha llegado el país – se financió con dinero del gobierno, y nadie trató de censurarla. Tal vez los mexicanos tenemos que celebrar nuestra resistencia propia – el pegamento que ha mantenido unido al país durante siglos.

Analizando el portal online en la página principal del New York Times global a las 11:40 a.m. del día 15 de septiembre, no se encuentra información acerca del Bicentenario; sin embargo, podemos observar una nota acerca de Cecilia Romero, oficial de inmigración de México, que renunció a su cargo debido a la masacre de 72 migrantes, exponiendo que los carteles de la droga controlan los caminos en el país. Mediante una fuente anónima del gobierno se menciona que esto es solamente un reflejo del poder del narcotráfico y la inmigración ilegal. “El oficial dijo que la masacre que surgió hace tres semanas resaltó cuan internalizado el tráfico de drogas y la inmigración ilegal se han convertido en México”.

Pero en la sección dedicada exclusivamente a México, encontramos  un artículo en inglés de Enrique Krauze, “In México, a War Every Century”, publicado por el New York Times. “El mexicano sabe cómo regocijarse con las cosas pequeñas. Somos buenos para hacer fiestas, pero estamos viviendo un ambiente agrio- se podría decir que es casi triste”, dice Krauze.

Enrique Krauze, en “In México, a War Every Century”, narra la historia de la Independencia y de la Revolución, contrastándola con la situación que vivimos actualmente, generando una crítica a las oleadas de violencia constantes que se han vivido desde 1810. En el 2010 se  distingue la diferencia entre una guerra que buscaba un ideal y la actual que solamente es una competencia por generar dinero.

“En 2010 México está de nuevo inundando de violencia, a pesar del tamaño del conflicto actual, no se acerca ni remotamente  a la situación que se vivía en 1810 o 1910. Esta guerra se está desdoblando en y entre bandas de criminales que cometen actos violentos, que están alimentándose únicamente con una competencia por dinero. Es muy diferente a las revoluciones anteriores que eran guerras de ideales.”

Lo que parece interesante recalcar es el final del texto, en el cual Krauze hace una fuerte crítica a la responsabilidad de Estados Unidos, señalando que no es únicamente un problema mexicano.

Actualmente estamos lidiando con una situación generada a gran escala por el mercado de drogas y armas en Estados Unidos, con la negación de algunos norteamericanos de reconocer su porción de responsabilidad en estos trágicos eventos. La guerra contra el narcotráfico debe de ser resuelta de los dos lados de la frontera.

Krauze concluye mencionando el festejo que se vivirá en el Zócalo hoy por la noche, con el sentimiento que nos hace gritar ¡Viva México¡

En Mexican Bicentennial Falls Short on Fervor (El bicentenario Mexicano se queda corto en emoción) se realiza una reflexión muy interesante, y se denota el uso, desuso y abuso de la palabra ‘Bicentenario’ en todo lo posible: autobuses, caminos, librerías, maratones, canciones, entre muchos otros.  Pero lo que nos falta es entusiasmo. Se reflexiona acerca de la temporalidad del festejo, las circunstancias que hacen que el ambiente patriótico esté decaído.Por accidente del tiempo y un México acercándose al Bicentenario de la Independencia, el ambiente y humor nacional han caído en la depresión más grande en años.

Una guerra de más de cuatro años contra el narcotráfico que se ha llevado más de 28.000 vidas. Incluso, el sábado por la noche, en Puebla, marinos altamente armados capturaron a Sergio Villareal, conocido como ‘El Grande’, líder del cartel Beltrán Leyva.

El corresponsal del New York Times encargado de cubrir México, toma diferentes puntos de vista para retratar la situación que se vive en el país, desde trabajadores encargados de la construcción de los eventos hasta una estudiante de Filosofía en Guanajuato y un mecánico que visita el Centro Histórico.  Se trata de reflejar la diversidad de opiniones en nuestro país dividido por las celebraciones.

“Estamos de luto”,  dijo Ricardo Valdez, de 53 años, un trabajador que paseaba por el Zócalo de la Ciudad de México donde los obreros están ocupados montando el escenario y las decoraciones para la celebración.  “Mire todo el gasto innecesario”, concluyó

Diversidad de opiniones en el New York Times, pero sin aparecer en la página principal.

Del diario La Opinión, editado en Los Ángeles, California, la información sobre la celebración del Bicentenario de la Independencia de México se presenta en primera plana, dando una crónica detallada de  los preparativos de lo que ha sido llamado un ‘evento colosal’. Llama la atención el enfoque que se le da a la información, no sólo retrata la expectativa de la población mexicana sino que también se refleja el desencanto que se vive, esto a través de la ‘voz’ del publicista Leopoldo Rivera: “Sabemos que el espectáculo de 200 años de ser mexicanos es sólo un distractor de los problemas de inseguridad que vivimos (28,000 muertos en la lucha contra el crimen organizado desde 2006), pero qué vamos a hacer: así somos los mexicanos y aquí estoy”.

La Opinión es un medio que da suma importancia a esta celebración, y abre paso al pronunciamiento de diversos agentes. Como muestra de esto, algunas notas permiten ver la postura del Gobierno de Estados Unidos, el cual pareciera querer remendar esos lazos lastimados. Su secretaria del trabajo, Hilda Solís: “También soy mexicana y sé que es muy especial celebrar el Bicentenario de la Independencia de México y sabemos que es muy importante dar ese apoyo al gobierno de que estamos apoyando todo liderazgo, además los mexicanos son trabajadores incansables y van a salir adelante, en Estados Unidos vemos que hacen los trabajos que los demás no quieren hacer, trabajando en el campo, en las minas y por eso me preocupo desde Estados Unidos en saber que nadie está abusando de ellos, que no les pagan horas extra y que tienen dónde poner sus quejas de esos abusos”.

En la encuesta de opinión que se publica en su portal de Internet, el diario La Opinión hace una clarísima referencia al desencanto que se percibe entre los mexicanos y la comunidad latina en Estados Unidos. La pregunta: “¿Cree que el ambiente de inseguridad que se vive en México empaña la celebración del Bicentenario?” El 77.39%  de los encuestados respondieron que ‘sí’.

En conclusión: descalificación y cuestionamiento. Una fuerte crítica a las razones del ‘festejo’ mexicano. Un ambiente de diversas opiniones que opacan estas fechas. Comentarios que incrementan la confusión y hacen crecer la duda. Un festejo que se cubre con una nube de violencia que distribuye miedo en la sociedad. Entonces la pregunta sin respuesta: ¿festejo o conmemoración?

Imágenes obtenidas de http://www.boston.com/bigpicture/2010/09/mexicos_bicentennial.html

Anuncios

One response to this post.

  1. […] extranjeros. Trabajé en equipo con Stephanie Godberg y Fernanda Moreno. Redacté mi parte del ejercicio casi en […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: