El balance de la fuerza


Por Jimena Albert

Son las 6:30 AM del 2 de marzo de hace mucho, mucho tiempo. Me dispongo a viajar hacia una galaxia muy, muy lejana, al planeta de Tatooine, del sistema Tatoo. El viaje de la Tierra a Tatooine tardará aproximadamente 3 semanas viajando a la velocidad de la luz. Esta travesía representa una inmersión extraordinaria en las representaciones universales del concepto de rebeldía ante los sistemas imperiales y las autoridades que oprimen el pensamiento libre.

Aterrizamos en la ciudad de Mos Eisley el 23 de marzo a las 7:34 pm. Tengo dos días para conocer mis alrededores y aclimatarme a la presión atmosférica, la cultura, las formas y caras de las criaturas que me rodean. Observo en las calles todo tipo de monstruos caminando por los callejones y entrando en las tiendas.

Vista panorámica de la ciudad de Mos Eisley.

La cantina Chalmun´s resulta mucho muy diferente de lo que aparenta. De cerca las enormes y extrañas criaturas son amables e incluso divertidas. No veo a Luke por ningún lado. Habíamos quedado de vernos en la barra a las 6:30 pm, sin embargo, a las 7:15 no había rastro de él. Escucho la música de la banda que ameniza el ambiente con sonidos de flautines, saxofones y tambores, que provee una atmósfera festiva en lo que podría, fácilmente, ser el lugar más triste del universo. El viaje había sido bastante largo y tedioso como para dar vuelta atrás. No sé cuando tendré la oportunidad de volver a Tatooine.

A las 8:30, se abre la multitud desde la entrada para dar paso a una figura altísima cubierta por una túnica de yute marrón muy antiguo de pies a cabeza. Camina con las manos entrelazadas debajo de las mangas, dándole un aire de majestuosidad. Toda la gente vuelve la cabeza para mirarlo sobre el hombro, pero cuando pasa junto a ellos, el morbo se torna una reverencia profundísima de respeto y admiración. Es él, el lider de la rebelión contra el Imperio Galáctico.

Interior de la cantina Chalmun´s.

Luke Skywalker aparece ante mis ojos, clavando su mirada en ellos. Cierra los suyos un momento, y cuando me dispongo a abrir la boca para saludarlo y dar comienzo a la entrevista, toma mi mano mientras me calla gentilmente con un gesto. Entonces, comienza a hablar.

L.S: No necesitas hacerme preguntas, yo también me encuentro encantado de conocerte. Es un placer que hayas venido desde un lugar tan lejano tan sólo para hablar sobre un movimiento que ocurrió cientos de años atrás. Tu tenacidad me parece fascinante, y no te preocupes, empezaré por el principio para aclarar todas tus dudas.

L.S: La primera vez que salí de Tatooine, cuando el Imperio se encontraba justo en la cúspide de su poder, juré que jamás volvería a mi planeta. Me embarqué con Obi Wan Kenobi, mi maestro Jedi, hacia Alderaan, en búsqueda de la Princesa Leia. Era de las mujeres más hermosas que había visto jamás. Ella se encontraba en apuros, yo me había encontrado con su androide, R2-D2 quién me había puesto al tanto de la situación en la que se encontraba la resistencia en ese momento. Lo supe de inmediato, y aunque intenté suprimir mis primeros instintos, sentí en mi interior el desbalance de la Fuerza, que me llamaba a pelear por lo que aún no sabía que me pertenecía.

Luke Skywalker en la playa de Tatooine.

Obi Wan me enseñó todo lo que necesitaba saber para explicarme la energía que me atraía hacia un destino que me haría sobrepasar los obstáculos más difíciles de mi vida. Jamás pensé que la batalla interior que libraría, resultaría aún más difícil que la lucha por la libertad de la Resistencia y de la galaxia completa.  

L.S: A través del viaje introspectivo en el que fuí de la mano de Yoda, logré entender que el universo no se rige por fuerzas exteriores que determinan el movimiento de las cosas, sino que la fuerza se encuentra dentro de los elementos universales, dando rumbo y dirección a todos los entes e individuos que fluyen por las galaxias. Y sí, antes de que lo preguntes, la fuerza sólo está dividida en dos, el camino de la luz y el de la obscuridad.

Es irrelevante de dónde viene la fuerza, ni cómo fluye, lo que hay que saber y entender es que sin la luz no hay obscuridad y viceversa. No es que alguien o algo en particular permita o sea condescendiente con el lado obscuro de la fuerza, sino que es indispensable que exista un lado para que el otro pueda tener una oportunidad paralela de existir y convivir. Es así que con la rebelión, ejercimos la voluntad del universo de proveer el balance de la Fuerza, ya que el lado oscuro predominaba.

Darth Vader, previamente conocido como Anakin Skywalker, padre de Luke.

L.S: La pregunta que no te deja descansar es una que se genera en todas las conversaciones que me involucran. Mi respuesta es que tienes razón. Es difícil descubrir que después de una vida de incertidumbre, resulta que todo tu pasado se encuentra embarcado en la central de operaciones del Imperio. La Estrella de la Muerte, liderada por Darth Vader, mi padre, causó destrucción y dolor en millones de habitantes de la galaxia. Era imperativo destruirlo para devolver el balance de la fuerza. Mi dolor se centraba en mi miedo, que resulta ser el elemento predominante en el lado obscuro, y el mismo que destruyó todas las esperanzas que tenía el consejo Jedi de mi padre, Anakin Skywalker, cuyo destino retomé yo como elegido por la fuerza.

L.S: Es así que te dejaré llegar a la conclusión que quieras sobre el tema de la rebelión. Sé que tu astucia te permitirá transmitir este mensaje a la gente de tu planeta, para que el balance pueda ser restaurado en tu galaxia y entre las personas en sus propias relaciones.

Mi regreso a la Tierra fue pacífico y placentero. Ahora, de vuelta al presente, puedo entender que lo que necesita nuestro mundo es precisamente eso, un reajuste de la fuerza positiva que envuelve a todos los entes y que irradia desde el interior de todos. Debemos aprender a manejarnos de tal manera que el miedo no penetre en nuestras mentes, permitiéndonos mantener un balance interno antes de intentar reestablecer la paz hacia el  exterior.

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Soy también gran fan de La Guerra de las Glaxias, pero es un tema realmente amplio ya que su historia es muy larga y desconocemosn muchos datos o hechos que anteceden a lo que hoy nos han mostrado las películas. Me encanta la idea de entrevistar a Luke Skywalker, pero creo que por ser uno de los personajes que más destacan en toda la historia de La Guerra de las Galaxias existe demasiada información y aunque me quedé con las ganas de saber más de él, resultaría un poco complejo juntar toda la información para llevar a cabo una entrevista en tan poco tiempo; por eso creo que fue buena idea el enfoque que utilizaste y en el que se dirigió Luke para realizar la entrevista y así lograr transmitir el mensaje del balance de la fuerza haciendo una conección entre aquel mundo lejano y el nuestro.

    Responder

  2. […] Tu día más ocupado del año fue el 13 de septiembre con 180 visitas. La entrada más popular de ese día fue El balance de la fuerza. […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: