Viktor Frankl: El hombre que busca el sentido


Por Stephanie Goldberg

“Vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar.” Victor Frankl

En el año 2010 nos encontramos en un lugar físicamente bello, lleno de arboles, pasto verde brillante y unas cabañas naranjas. Si no conocería el nombre del lugar no podría adivinar los crímenes contra la humanidad que sucedieron aquí en Auschwitz campo de exterminio nazi ubicado en Polonia. Estamos en la barraca naranja en la que durmió en el año 1944 nuestro personaje. Victor Frankl

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Viste un traje negro con camisa azul claro así como corbata, acompañado de un abrigo que lo mantiene caliente  a diferencia del uniforme de rayas que se utilizaba durante la Segunda Guerra Mundial, que permitía que la temperatura bajo cero del ambiente se impregnara en su cuerpo.

Regresar al lugar en donde desarrollo su teoría psicológica debido a las atrocidades que observaba día a día, los cuestionamientos que le surgen acerca del sentido de la vida  y las motivaciones del ser humano.

El Dr. Viktor Frankl comenta que no considera necesario describir tanto, el espanto y el horror de la vida en el campo de concentración. Su interés reside en el hombre y cómo éste logra sobrellevar la opresión de una situación tan extrema. No se concentra en culpar, juzgar y acusar. Se queda por completo dentro de los límites de la vivencia y de la superación de lo que es insoportable. Revela y a la vez advierte de lo que el hombre es capaz, tanto por las atrocidades que podemos infligirnos unos a otros como por el sufrimiento firme e inquebrantable, por cómo podemos soportarlo y finalmente acabar con él. Utiliza Su experiencia como un testimonio sobre la fuerza del espíritu humano para enfrentarse a sí mismo y a la vida.

Traslada su teoría para cualquier situación vivida es posible experimentar esta fuerza del espíritu para vivir por un sentido, asumir su responsabilidad e instituir su libertad. Constituyendo estas tres capacidades como las características principales de la existencia.

Estamos sentados en una litera, apenas cabemos nosotros dos, pero en 1940 dormian entre 9 y 11 personas, si uno quería dar la vuelta todos tenían que hacerlo. Pensar en tener q compartir mi noche, mi momento de sueño, me hace cuestionarme que pasaba si alguien tenia pesadillas y recuerdo que en algún momento de mi vida escuche “si alguien tenia pesadillas preferimos no despertarlo porque nada era peor que abrir los ojos a la realidad que estábamos viviendo”

Frankl evita hablar de sus experiencias durante el Holocausto, de la pérdida de sus seres queridos, no considera que ese capitulo  de su vida sea lo más importante para el, sino únicamente concentrándose en  observar a la humanidad comentando que “…hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: la raza de los hombres decentes y la de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. Ningún grupo se compone sólo de hombres decentes o de indecentes, así sin más ni más. En este sentido ningún grupo es de raza pura y, por ello, a veces se podía encontrar entre los guardias a alguna persona decente”.

Víctor Frankl evita hablar de sus experiencias durante el Holocausto, de la pérdida de sus seres queridos. No considera que ese capítulo  de su vida sea lo más importante. Para lé hay que concentrarse en  observar a la humanidad. Es por eso que comenta: “…hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: la raza de los hombres decentes y la de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. Ningún grupo se compone sólo de hombres decentes o de indecentes, así sin más ni más. En este sentido ningún grupo es de raza pura y, por ello, a veces se podía encontrar entre los guardias a alguna persona decente”.

Intento que me platique acerca de los momentos que vivió durante la Segunda Guerra Mundial, pero Víctor Frankl es tajante al expresar que ese es sólo un capítulo del libro de su vida, que no constituye la historia completa. Ese capítulo, lo único que le aportó fue la reflexión  profunda acerca del sentido de vivir.

Sobre la decisión personal de los seres humanos al efectuar actos tan terribles como los sucedidos en esa época, Frankl es vehemente al señalar: “Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas: la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino. Ese es realmente el hombre. Después de todo, el hombre es ese ser que ha inventado las cámaras de gas de Auschwitz, pero también el ser que ha entrado en esas cámaras con la cabeza erguida y el Padre Nuestro o el Shema Israel en sus labios”.

Víctor Frankl sigue teniendo esperanza en la bondad del ser humano, pero no niega la maldad que abunda en la raza humana, destacando que cada quien toma su decisión, su camino. Pensando en los pretextos que escuchamos día a día sobre las acciones erróneas que tratamos de justificar con circunstancias ajenas a nosotros pero olvidamos que nosotros tenemos la libertad de decidir hacer las cosas bien sin culpar a otros por nuestros errores.

Frankl dice: “El interés principal del hombre no es encontrar el placer, o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido a
vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir a condición de que ese sufrimiento tenga un sentido”. Su respuesta acerca de la existencia del hombre me deja pensando, evaluando mi propia vida, buscamos el placer, evitamos el dolor pero cuando encontramos un sentido vamos más allá, no nos molesta el dolor ni nos preocupa el placer porque existe un final, un camino que seguir.

Hablando sobre este sentido surge el gran cuestionamiento ¿hacia dónde vamos? Contesta así, “el sentido de la vida difiere de un hombre a otro, de un día para otro, de una hora a otra hora. Así pues, lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado concreto de la vida de cada individuo en un momento dado. No deberíamos buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir; cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto. En una palabra, cada hombre se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su propia vida; sólo siendo responsable puede contestar a la vida. De modo que la logoterapia considera que la esencia íntima de la existencia humana está en su capacidad de ser responsable.”

Termina con el siguiente párrafo: “Nuestra generación es realista, pues hemos llegado a saber lo que en verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos y, después enseñar a los desesperados, que en realidad no importa lo que esperamos de la vida, sino, qué espera la vida de nosotros”. Demostrándonos en tan pocas palabras su modo de ver la vida, todo es un aprendizaje, inclusive el dolor, el recuerdo de momentos indescriptibles como su paso por Auschwitz, mientras encontremos que espera la vida de nosotros y nos empeñemos en seguir ese camino ese sentido, todo lo que sucede alrededor, solamente esta allí.

No puedo evitar cuestionar mi propia existencia, mi sentido, mi camino. Viktor Frankl lo encontró y espero que yo algún día lo encuentre.

La imaginación nos lleva a tener en nuestras manos, frente a nuestros ojos  las situaciones que nuestra mente y corazón decidan, en este momento leyeron fragmentos de respuestas tomadas de diversos medios para crear una plática con Victor Frankl creador de logoterapia.

Para saber más acerca de su filosofía de vida:

El hombre en busca del sentido

Liga Youtube: http://www.youtube.com/results?search_query=viktor%20frankl&search=Search&sa=X&oi=spell&resnum=0&spell=1

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by jpghanem on septiembre 13, 2010 at 12:28 pm

    Una primera sugerencia sería colocar el comentario acerca de que la información es tomada de diferentes medios al final, ya que si lo haces al principio se pierde el sentido de “realidad” de la supuesta entrevista. Por otro lado creo que es interesante la locación que planteas para la entrevista, ya que es un lugar donde convergen “sentimientos encontrados” del entrevistado. Muestras un porfundo conocimiento en torno al tema y a la persona de Viktor Frankl. Por último existen ciertos errores de orden en la redacción que dificultan la lectura, probabelemente se deban a las citas propias del personaje y su traducción por parte de la editorial que haya publicado el libro, de ser así haz caso omiso a este último comentario. Me parece fundamental y atractiva la visión que propone Viktor Frankl acerca de la naturaleza del hombre.

    Responder

  2. […] Viktor Frankl: El hombre que busca el sentido septiembre, 2010 1 comentario 3 […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: