Promotores del terror: responsabilidad ambigua


por Daniel Pradilla de Bedout

Considero acertado empezar esta reflexión citando al tío de Spider-Man: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Los medios tienen una responsabilidad social, y si jugamos con la idea de que “información es poder”, entonces considero que los criterios editoriales deben ser capaces de distinguir esa línea que separa a un medio responsable de otro que se convierte en “títere” y herramienta del crimen organizado. Los medios deben ser capaces de manejar esa responsabilidad de informar; sabemos que se necesita informar, pero hay que saber cómo informar.

Fabiola Guarneros, la subdirectora editorial de Excélsior, subió a Twitter (la noche del domingo 22 de agosto) la siguiente reflexión: “Esta es la parte que duele de mi oficio. Ver las imágenes que llegan de los colgados y decapitados en Morelos, son excesivamente crueles”. Las fotos de cuatro individuos colgados, decapitados y castrados en un puente de la carretera Cuernavaca-Acapulco dieron rienda suelta a un intercambio de opiniones (Reflexiones sobre criterio editorial Reforma y Excélsior) que tomó como “eje” el hecho de que Excélsior decidiera no publicar dichas imágenes. Es una decisión que, desde mi punto de vista, exterioriza la actitud y el profesionalismo que México necesita. Si la fotografía no aporta información adicional, ¿cuál es la necesidad de publicarla?

El país se encuentra en una situación “de miedo” y es importante que los medios no se conviertan en “promotores del terror”. Mauricio Meschoulam, académico de la UIA, establece que “los medios se encuentran en una dicotomía. Por un lado su labor es informar lo más verazmente y objetivamente posible. Pero por otro lado, son el mecanismo que se utiliza para propagar el miedo y el pánico masivo. Esa es la dicotomía”. El problema surge cuando el terror se convierte en una herramienta propagandística del pánico social; y es que el énfasis que se le da a ciertos acontecimientos de la agenda-setting puede definir la percepción que la gente tiene sobre lo que ocurre en su sociedad. Mauricio también menciona el contenido psicológico y el impacto que tienen este tipo de fenómenos mediáticos.

El programa de José Carreño (introducción) en Foro TV, Agenda Pública, del 23 de agosto de 2010, tuvo como invitadas a Fabiola Guarneros y a Gabriela Warkentin, Directora del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, para comentar sobre las decisiones editoriales de haber publicado fotografías sobre los muertos de Morelos. Como lo establece Fabiola, el no querer ser vocero del narco no significa que no se deba informar. Los medios no deben publicar fotos “sádicas” para provocar una “ola de terror”, sino que se deben usar criterios editoriales para saber qué publicar; y es que se debe tomar en cuenta que los medios no pueden publicarlo todo. Excélsior, a diferencia de tabloides del Reforma y El Universal, es decir, Metro y El Gráfico, decidió no publicar las imágenes, ya que se consideró que realmente no aportaban información a la noticia. Si alguien quiere noticias “chuscas” o morbosas, entonces puede acudir a este tipo de tabloides con tendencia amarillista. Fabiola Guarneros lo explicó muy bien: el lector decide si quiere o no ver las fotografías, es como decidir qué y dónde se quiere comer.

La responsabilidad de los medios es informar, y si se puede informar con el texto adecuado, entonces realmente no veo la necesidad de publicar imágenes que no aportan información y que sirven para promover el miedo y para enganchar al lector morboso.

Participé con un comentario en la discusión que se llevó a cabo en el blog del Observatorio de Medios de la UIA, y uno de los puntos que mencioné es que tampoco podemos culpar únicamente a los medios por publicar a “los colgados y decapitados en Morelos”, ya que dentro de la población, un cierto porcentaje consume material morboso. Entonces, ¿qué tan culpables somos nosotros, la sociedad, de que se publiquen imágenes tan crudas? Es un círculo vicioso: mientras sigamos consumiendo periódicos que muestran dichas imágenes, estos periódicos no van a cambiar su “fórmula informativa”.

Nací en una familia colombiana, y estoy de acuerdo con Gabriela Warkentin en que, al igual que lo hicieron los colombianos en su momento, la sociedad mexicana debe decir “¡Ya basta!”: ya basta con la promoción del miedo, ya basta con la información amarillista, ya basta con ser voceros del narco, ya basta con ser títeres del crimen organizado.

Quiero mencionar que, cuando se tiene la intención de no ser un vocero del narco, no únicamente las imágenes sádicas y morbosas se deben evitar, sino que también se debe evitar la publicación de “mensajes”.  Por ejemplo, el periódico Reforma no publicó las imágenes de lo sucedido en Morelos, pero publicó el texto sobre el cual fueron encontrados los órganos sexuales de las cuatro víctimas: “Esto les va a pasar a todos los que apoyen al traidor…”. El publicar estos “mensajes” es otra forma de convertirse en voceros del narco; es una forma de “seguirle el juego” al crimen organizado. Los medios deben estar conscientes de su responsabilidad con la sociedad, evitando caer en ese tan mencionado “juego del terror”.  Se debe tener un cierto sentido de ética, ya que el hecho de “querer informar” no debe ser un pretexto para eliminar los límites de lo que se debe publicar.

Los medios deben entender que el narcotráfico no puede establecer la agenda mediática. Los periódicos (y el resto de los medios) no pueden convertirse en voceros del crimen organizado, sino que debe existir un sentido de ética y responsabilidad social. Cada quien es responsable de lo que publica, y se debe tener conciencia de las implicaciones que esto conlleva. Los ciudadanos tenemos la libertad de seleccionar el tipo de periódico que se ajusta a nuestros tendencias y preferencias, y somos nosotros los que, al fin y al cabo, podemos escoger el tratamiento de información que nos gusta. Mientras el morbo tenga clientes, seguirá existiendo un tratamiento morboso de la información.

La libertad de expresión no significa que se elimina la responsabilidad social y la línea de lo ético; la dignidad y el respeto no entorpecen la capacidad de informar verazmente. Los medios deben estar conscientes de su público, de su sociedad, tomando en cuenta que la información de hoy puede convertirse en el arma del mañana.

Sobre el debate…

Un punto que me pareció interesante del programa de José Carreño, fue que se resaltara la participación (y opiniones) de los estudiantes de comunicación en Reflexiones sobre criterio editorial Reforma y Excélsior. Incluso, para ciertos temas, sería interesante que Carreño invitara a los estudiantes a debatir en su programa. La capacidad que tenemos los jóvenes de contribuir con el intercambio de ideas en Twitter (o en blogs) enriquece este tipo de discusiones. Cuando se debate sobre un tema que a todos nos interesa (como sociedad), es importante utilizar un lenguaje que sea claro, tal como lo hicieron Carreño, Warkentin, Guarneros y, en su caso, Meschoulam.

En esta discusión sobre los criterios editoriales, lo que me parece fascinante es que no podemos decir que “unos están correctos” y “otros están equivocados”; sino que cada quien puede formular su propia idea u opinión, inlcuso basándose en los debates y comentarios de los demás.

Para futuros programas en Foro TV o debates en Twitter, creo que es importante que se promueva la participación estudiantil. La visión de los jóvenes puede ofrecer una mayor gama de puntos de vista. Esta promoción puede llevarse a cabo mediante el tratamiento de temas que realmente llamen la atención de la juventud y que tengan un verdadero impacto en nuestra sociedad. La opinión de los expertos es indispensable, pero también los estudiantes pueden ser un factor enriquecedor de debates y discusiones.

Espero que la intención de este escrito se haya entendido sin el uso de imágenes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: